64% туристической недвижимости Испании сдаётся в долгосрочную аренду


Большинство владельцев испанской недвижимости, всегда сдававших её туристам, из-за пандемии коронавируса перешли на долгосрочную аренду.

По данным портала Fotocasa, 64% зарегистрированных на сайте арендодателей были вынуждены искать совсем других квартиросъёмщиков. Из них 49% перешли на долгосрочную аренду надолго, а 15% — временно. 36% пока удаётся работать в формате отпускного жилья.

Из-за резкого падения турпотока нелегко пришлось и отелям. Сократилось не только число бронирований, но и средний срок пребывания в них — с 10 дней в 2019 году до 7 — в 2020-м. Как сообщалось ранее, многие отельеры уже придумали, как выжить без туристов.

El negocio de los pisos turísticos se tambalea con la crisis, ya que casi dos de cada tres propietarios que tenían alguna vivienda destinada a alquiler vacacional en España se ha pasado, como consecuencia de la pandemia, al alquiler residencial.
El porcentaje exacto, tal y como revela el estudio «Impacto de la pandemia en el alquiler vacacional» elaborado por Fotocasa es del 64%. El portal extrae este dato a partir de más de 5.000 encuestas realizadas en el mes de septiembre.
El colectivo de propietarios que, antes de la crisis sanitaria, alquilaba para estancias vacacionales alguna de sus viviendas es relativamente pequeño: un 6% de los particulares españoles mayores de 18 años. Su situación ha cambiado radicalmente como consecuencia de la caída del turismo y las restricciones de movilidad de estos meses.
Un 49% de los propietarios que han decidido pasarse al alquiler tradicional lo han hecho de forma indefinida
Aun así, un 36% de ellos afirman que mantienen la vivienda en alquiler vacacional, según Fotocasa. De los propietarios que se han pasado por la pandemia al alquiler residencial, un 15% lo ha hecho por un periodo limitado de tiempo (especificando la duración máxima de la estancia con la finalidad de regresar al alquiler turístico cuando la situación mejore) y un 49% se ha pasado al régimen residencial de forma indefinida. La suma de estos dos últimos grupos es la que proporciona ese porcentaje del 64% de propietarios que se han pasado del alquiler vacacional al residencial.
«El sector turístico ha sido uno de los grandes afectados por la pandemia este año y se ha dejado ver en especial durante los meses estivales. El hecho de que un 64% de los propietarios de alquiler vacacional ahora se hayan pasado al alquiler residencial y en el 49% de los casos lo hayan hecho de manera indefinida es una buena noticia para el sector ya que puede ayudar a dotar al mercado de más oferta, que es uno de los principales problemas con los que se encuentra ahora mismos el mercado del alquiler. No obstante, habrá que ver si estas viviendas encajan con las necesidades de la demanda de vivienda en alquiler», explica Anaïs López, directora de Comunicación de Fotocasa.
Caída de la demanda
Ese análisis de la oferta de viviendas en alquiler turístico se completa con el de la demanda de alojamiento. Según los datos de Fotocasa Research, el tipo de alojamiento más afectado por la pandemia han sido los hoteleros (hoteles, hostales, etc.), que en el verano de 2019 fueron utilizados por un 42% de los particulares españoles mayores de 18 años y cuya demanda, en la temporada de 2020 ha caído al 23%. Casi 20 puntos de diferencia.
En el caso los inmuebles vacacionales, el descenso también ha sido importante: el 13% ha disfrutado este verano de este tipo de arrendamientos frente al 17% en 2019. Todo ello en un escenario de dificultades económicas, sanitarias y de movilidad que han provocado que mucha gente se quede en sus casas. Así, si en 2019 hubo un 25% de particulares que no realizaron ninguna acción, ese porcentaje se ha incrementado al 42% en 2020.
Esta caída de la demanda ha generado al sector de la vivienda turística unas pérdidas de 6.200 millones de euros al cierre del tercer trimestre, según los datos que maneja la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (Fevitur), que estima que las pérdidas pueden alcanzar este año los 9.000 millones.
Según Fotocasa, las opciones de pasar las vacaciones en segundas residencias propias o en casa de familiares o amigos, sin embargo, se mantienen prácticamente al mismo nivel que en 2019.
«Si observamos estos datos en función de la edad, se aprecia que los descensos con respecto a 2019 tanto de las reservas en alojamientos hoteleros como en el porcentaje de personas que han realizado salidas estivales son transversales. Sin embargo, los jóvenes tienen, en general, tasas más altas de acciones vacacionales», explica el informe.
Así, los menores de 44 años han sido más activos reservando alquileres vacacionales, alojamientos hoteleros y acudiendo a residencias de familiares y amigos. Sin embargo, los de mayor edad, han sido más conservadores trasladándose a segundas residencias y, sobre todo, evitando moverse. Por ejemplo, el porcentaje de jóvenes de 18 a 24 años que no realizó ninguna acción es del 31%, mientras que entre los que tienen de 55 a 75 años sube al 49%.



Russpain.com

Понравилась статья? Поделиться с друзьями: